Mindfulness en el embarazo

La meditación es el acto de observar la mente. Observar la mente nos separa de nuestros pensamientos, nos permite notar y sentir que no somos nuestros pensamientos, sólo los pensamos. Entrenar la mente para dejar ir los pensamientos o desprenderse de ellos, dejar de redundar en el mismo pensamiento, nos da la posibilidad de entrar en un espacio mental claro, despejado.

De esta manera, el mindfulness o atención plena se puede definir como el acto de prestar atención a un objeto de una manera particular, intencionalmente, en el momento presente; es la misma atención que se puede aplicar a movimientos, sensaciones físicas, sentimientos y pensamientos. Cuando estamos atentas a nosotras mismas, estamos presentes, estamos en el momento, observando. Cuando no estamos en el momento presente, estamos en nuestros pensamientos, temores o dolores, en el pasado o en el futuro. Estar presente en el momento, darse cuenta, nos permite ser nuestro testigo y así elegir lo que pensamos o hacemos en un determinado momento.

El mindfulness se basa en la introspección, para ayudarnos a comprender mejor nuestras mentes, nos enseña a reconocer la relación existente entre los pensamientos y las emociones, así como la conexión cuerpo – mente. Es conocido que “las neuronas que se activan conjuntamente establecen una conexión duradera”. Si actuamos distraídamente, corremos el riesgo de fortalecer circuitos cerebrales responsables de las emociones negativas. Con la práctica del mindfulness podemos reforzar los circuitos positivos y reprogramar el cerebro para que funcione de un modo más eficaz. Así tomaremos decisiones que favorezcan nuestro bienestar y que beneficien a los que nos rodean.

Por otra parte, el embarazo es un momento de tu vida inolvidable. Es un tiempo lleno de expectativas, dudas, inquietudes, ilusiones, miedos y, sobre todo, de cambios: cambia tu contextura física, cambias los hábitos que no son buenos para ti, modificas tu alimentación, cambia la textura de tu piel, tus órganos se desplazan para generar el espacio necesario para tu bebé. Pero, además, suceden otros cambios en tu entorno: cambian tus hábitos de sueño, la distribución de tu casa, incrementan los gastos, tu situación laboral y la relación con tu pareja.

La práctica de Mindfulness durante el embarazo te permitirá vivir estos meses con confianza y tranquilidad, de una forma feliz, consciente y participativa.

Mediante su práctica durante el embarazo:

–  Reconocerás y aceptarás tus cambios físicos y mentales.

–  Disminuirá el estrés y la ansiedad.

–  Mantendrás alejados los pensamientos negativos.

–  Conectarás con tu bebé de forma consciente.

–  Ejercitarás cómo respirar de forma consciente en cada etapa del embarazo

–  Aprenderás a ejercitarte de forma adecuada y a tomar conciencia del momento.

–  Aprenderás a liberar tu mente de preocupaciones, ansiedad y bloqueos para poder disfrutar de forma plena de tu embarazo, además de aprender a mejorar el estrés, las emociones y sentimientos.

–  Aprenderás técnicas para manejar el dolor en el momento del parto.

–  Reducirás el riesgo de depresión postparto.

–  Disfrutarás del embarazo, el parto y la crianza de tu bebé.

En conclusión, vivir con atención plena no es un remedio mágico que vaya a solucionar todos tus problemas. Por el contrario, lejos de ser una solución fácil, te invita a desarrollar la atención, la bondad, la compasión y una actitud inclusiva para el resto de tu vida.

By:

Dra. Caroline Sánchez E.

Médica y Especialista en Medicina Alternativa.

 

Referencias:

THICH, N. H. (2012). La paz está en el interior. Prácticas diarias de mindfulness. Editorial Espasa. Barcelona (España).

Collard, P. (2015). La biblia el Mindfulness. Gaia Ediciones.

Segovia, V. S. (2017). Mindfulness para embarazadas.

 

*** Si deseas una cita particular, comunícate al fijo (2) 406 50 14 o al cel 310 516 68 48, Cali, Colombia

Deja un comentario